3/24/2005

Odio

Sólo el odio no delira ante la pereza eterna. No es tan débil como el amor, ni como la alegría, ni como las ganas de vivir. El odio es y será, eterna lucha caliente.

1 comentario:

Magda dijo...

Estoy de acuerdo, Andrea. El odio se enquista.

Un abrazo, y espero que estés bien.