12/18/2005

Viva la vida

No te tomes muy en serio.
Quién se toma muy en serio, ignora,
Que la vida misma es una risotada negra,
Una eterna ironía. El sarcasmo de Dios.
Hay que reírse, reírse aunque duelan las costillas.
Reírse aunque exploten veinte bombas,
Bailar, con una sola pierna.
No dejar de andar.
No tomarse muy en serio la vida: el cuerpo es
Sólo carne que duele. El alma, un alucinógeno.
Vivir, como si fuéramos mortales.
Que no nos sorprenda la muerte,
Qué es tan común y corriente.
Qué nos sorprenda la vida,
Golpeando a la puerta.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

que lindo escrito andrucha!. tenés mucha razón......cuantos disgustos sin sentido podríamos ahorrarnos si nos relajaramos un poco , dejando que la vida solo fluya, a veces, es solo cuestión de tiempo para que el reloj comience a hacer rodar sus engranajes.

Besitoss
Fersh

mattwashington9477 dijo...

I read over your blog, and i found it inquisitive, you may find My Blog interesting. My blog is just about my day to day life, as a park ranger. So please Click Here To Read My Blog

ruru dijo...

toc toc toc aqui estoy de nuevo . besos

Alejandra Diótima dijo...

Si hubieras leído este poema ayer en el recital, habrías marcado la diferencia. Casi todos hablaron de muerte, muerte y más muerte, con un facilismo y una soltura, como si la muerte se opusiera a la vida, como si no fuera extensión trágica de ella misma. Creo que muy pocos poetas han logrado hablar de ella exprimiéndole su centro mismo, así como tú has hecho acá con la vida, irremediablemente cruel y colosal.